domingo, 6 de noviembre de 2011

Perioperative Medicine

Perioperative Medicine

Steven L. Cohn (Editor)

Product Description

Perioperative Medicine uses a concise, highly practical, bulleted format designed to ensure rapid comprehension of key concepts and reinforce the reader's understanding of complex topics in perioperative medicine. It contains authoritative, up-to-date coverage of the most essential concepts in perioperative care from preoperative risk assessment to postoperative follow-up. The Editor and his contributors use their expert insight and experience to provide an in-depth review of comorbid conditions, patient and surgery-specific risk assessment, and common postoperative complications.

This new book reviews recent developments in the field, including published guidelines, and emphasizes an evidence-based, cost-effective approach designed to ensure quality, patient safety, and optimal outcomes. It is intended for use by hospitalists, general internists and subspecialists as well as anesthesiologists, surgeons, and residents in training who are caring for patients before and after surgery.

Product Details

Paperback: 588 pages

Publisher: Springer; 1st Edition. edition (July 19, 2011)

Language: English

ISBN-10: 0857294970

ISBN-13: 978-0857294975

Format: HQ PDF with bookmarks, pagination and cover

Size: 3.7 MB

martes, 1 de noviembre de 2011



Esta es una alternativa quirúrgica co - adyuvante en el tratamiento de la Sepsis Intra - abdominal para tratar de modificar el curso de esta grave enfermedad. Llamada la BOLSA DE BOGOTA.

Esta técnica consiste en el cierre diferido de la cavidad abdominal después de una laparotomía, como alternativa de manejo para los casos de sepsis abdominal traumática y no traumática. El tratamiento del manejo del abdomen abierto ha presentado varias modificaciones desde que se inició su uso, en la segunda guerra mundial, hasta la actualidad.

El objetivo de este procedimiento es evitar la formación de focos sépticos múltiples y proteger la pared disminuyendo el daño que presenta ésta por cierres y lavados intra abdominales sucesivos.

El cierre diferido de la cavidad abdominal mediante el uso de la bolsa de Bogotá, es una técnica quirúrgica ampliamente utilizada, no solo en el tratamiento de los pacientes con abdomen séptico, sino en el de aquellos con trauma grave, o en la prevención del Síndrome Abdominal Compartamental.

El tratamiento de este tipo de paciente con sepsis abdominal requiere de la colaboración multidisciplinaria, que involucra el manejo clínico, soporte nutricional (Nutricio Parenteral Total y entérico) y quirúrgico.

En nuetro medio utilizamos para tal fín las bolsas de plástico grueso de plasma y/o sangre previamente esterilizados y se suturan con Nylon Nº 1 ó 0 al espesor de la piel o a lo que queda de fascia..... Una imagen dice mas que mil palabras ................





lunes, 24 de octubre de 2011



By Todd H. Baron MD, Richard Kozarek MD, David Leslie Carr-Locke MD FACG FRCP

* Publisher: Saunders

* Number Of Pages: 572

* Publication Date: 2007-10-25

* ISBN-10 / ASIN: 1416042717

* ISBN-13 / EAN: 9781416042716

Product Description:

This is the most comprehensive and user-friendly book yet produced on ERCP. For the first time it combines an in-depth review of this complex topic with easily accessible, detailed and authoritative instructions on how to safely gain access to the biliary and pancreatic ducts and deliver effective therapy. The intricacies of the procedures are shown using beautifully drawn step-by-step illustrations. This book is dedicated to simplifying and explaining everything that you need to know to effectively and safely practice ERCP.

* Uses the clearest, most detailed instructions on performing ERCP produced to date, so you can follow each procedure in-depth.

* Includes stunning, full-color, step-by-step illustrations to guide you through each procedure.

* Organizes information simply and consistently, making finding what you need quick and easy.

* Contains a section on how to ensure that ERCP is the appropriate therapy for your patient.

PDF 61 mb


Colonoscopy: Principles and Practice

Colonoscopy: Principles and Practice

By Jerome D. Waye, Douglas K. Rex, Christopher B. Williams
* Publisher: Wiley-Blackwell
* Number Of Pages: 800
* Publication Date: 2009-07-27
* ISBN-10 / ASIN: 1405175990
* ISBN-13 / EAN: 9781405175999

Product Description:

First Edition - Winner of 2004 BMA Medical Book Competition in Gastroenterology

The second edition of this prize winning book is written by some of the world’s foremost experts in the field of colonoscopy and colonic imaging. Every chapter has been updated and 5 new chapters have been added to include the latest information and advances in the field of colonoscopy:
* Capsule Colonoscopy

* Narrow Band Imaging

* Confocal Endomicroscopy

* Endoscopic Submucosal Dissection in the Colon

* New Colonoscopes and Assist Devices

Drawing on the vast experience of the authors it covers every area of medicine that impacts on colonoscopy, including virtual colonography, pathology, techniques for pediatric and adult procedures, and legal aspects concerning colonoscopy.

The book is focused on patient care, and provides explanations on how to perform the procedure effectively and make the best outcome for your patients. It serves as a detailed manual of procedures, extensively illustrated with diagrams and photographs.

This is an invaluable compendium on all aspects of colonoscopy, suitable for use by every grade of practitioner world-wide and an essential reference book for allestablishments with an endoscopy facility.



Principles and Practice of Gastrointestinal Oncology, 2nd Edition

Principles and Practice of Gastrointestinal Oncology, 2nd Edition

By David P Kelsen, John M Daly, Scott E Kern, Bernard Levin, Joel E Tepper

Number Of Pages: 1008

Publication Date: 2007-10-01

Product Description:

Thoroughly updated for its Second Edition, this text provides comprehensive, interdisciplinary coverage of gastrointestinal cancer, including molecular biology, diagnosis, medical, surgical, and radiation therapy, and palliative care. The initial section, Principles of Gastrointestinal Oncology, includes an expanded radiation oncology chapter, an extensively revised cancer genetics chapter, and a completely rewritten medical oncology chapter emphasizing new agents. Subsequent sections focus on esophageal, gastric, pancreatic, hepatocellular, biliary tree, and colorectal cancer. Coverage of each anatomic site includes epidemiology, screening, and prevention; molecular biology and genetics; pathology; anatomy and staging; and clinical management. The final section on uncommon cancers includes new chapters on neuroendocrine tumors and small bowel cancers. A companion Website provides instant access to the complete, fully searchable text.

CHM 51 mb


jueves, 13 de octubre de 2011

Pediatric Oncology (M.D. Anderson Cancer Care Series)

Pediatric Oncology (M.D. Anderson Cancer Care Series)

1 edition

Published May 6, 2005 by Springer .

Written in English.

First Sentence

This chapter describes the diagnostic, therapeutic, and supportive care measures used at M. D. Anderson Cancer in the treatment of pédiatrie patients with acute leukemia.

The Physical Object

Format Paperback

Number of pages 288

Dimensions 8.9 x 5.8 x 0.6 inches

Weight 1 pounds

ID Numbers

Open Library OL9901193M

ISBN 10 0387244700

ISBN 13 9780387244709

Goodreads 1463710


miércoles, 12 de octubre de 2011


Harrison Principios de Medicina Interna

18va edición
Anthony S. Fauci, Eugene Braunwald, Dennis L. Kasper, Stephen L. Hauser, Dan L. Longo, J. Larry Jameson, and Joseph Loscalzo, Eds.

Parte 1. Introducción a la medicina clínica

Capítulo 1 La práctica de la medicina clínica

Capítulo 2 Aspectos mundiales de la medicina

Capítulo 3 Toma de decisiones en medicina clínica

Capítulo 4 Detección sistemática y prevención de enfermedades

Capítulo 5 Principios de farmacología clínica

Capítulo 6 Salud de la mujer

Capítulo 7 Trastornos médicos durante el embarazo

Capítulo 8 Evaluación médica del paciente quirúrgico

Capítulo 9 Medicina geriátrica

Capítulo 10 Medicina complementaria y alternativa

Capítulo 11 Atención paliativa y terminal

Capítulo e1 Seguridad y calidad de la asistencia médica

Capítulo e2 Consideraciones económicas en la práctica de la medicina

Capítulo e3 Desigualdades raciales y étnicas en la atención a la salud

Capítulo e4 Cuestiones éticas en medicina clínica

Parte 2. Síntomas principales y cuadro inicial de las enfermedades

Sección 1. Dolor

Capítulo 12 Dolor: fisiopatología y tratamiento

Capítulo 13 Molestias retroesternales

Capítulo 14 Dolor abdominal

Capítulo 15 Cefalalgia

Capítulo 16 Dolor de espalda y cuello

Sección 2. Alteraciones de la temperatura corporal

Capítulo 17 Fiebre e hipertermia

Capítulo 18 Fiebre y erupciones

Capítulo e5 Atlas de erupciones febriles

Capítulo 19 Fiebre de origen desconocido

Capítulo 20 Hipotermia y congelación

Sección 3. Disfunción del sistema nervioso

Capítulo 21 Síncope

Capítulo 22 Mareo y vértigo

Capítulo 23 Debilidad y parálisis

Capítulo 24 Trastornos de la marcha y el equilibrio

Capítulo 25 Entumecimiento, hormigueo y déficit sensorial

Capítulo 26 Confusión y delirio

Capítulo e6 Pérdida de la memoria

Capítulo 27 Afasia, amnesia y otros trastornos cerebrales focales

Capítulo 28 Trastornos del sueño

Sección 4. Trastornos de los ojos, oídos, nariz y garganta

Capítulo 29 Trastornos oculares

Capítulo 30 Trastornos del olfato, el gusto y la audición

Capítulo 31 Faringitis, sinusitis, otitis y otras infecciones de las vías respiratorias superiores

Capítulo 32 Manifestaciones bucales de enfermedades

Capítulo e7 Atlas de manifestaciones orales de las enfermedades

Sección 5. Alteraciones en las funciones circulatoria y respiratoria

Capítulo 33 Disnea y edema pulmonar

Capítulo 34 Tos y hemoptisis

Capítulo 35 Hipoxia y cianosis

Capítulo 36 Edema

Capítulo e8 Abordaje del paciente con un soplo cardiaco

Capítulo 37 Palpitaciones

Sección 6. Alteraciones de la función gastrointestinal

Capítulo 38 Disfagia

Capítulo 39 Náusea, vómito e indigestión

Capítulo 40 Diarrea y estreñimiento

Capítulo 41 Pérdida de peso

Capítulo 42 Hemorragia de vías digestivas

Capítulo 43 Ictericia

Capítulo 44 Hinchazón abdominal y ascitis

Sección 7. Alteraciones de la función renal y de las vías urinarias

Capítulo 45 Hiperazoemia y alteraciones urinarias

Capítulo e9 Atlas de sedimentos urinarios y biopsias de riñón

Capítulo 46 Alteraciones de líquidos y electrólitos

Capítulo 47 Hipercalciemia e hipocalciemia

Capítulo 48 Acidosis y alcalosi

Sección 8. Alteraciones de la función sexual y reproductora

Capítulo 49 Disfunción sexual

Capítulo 50 Hirsutismo y virilización

Capítulo 51 Trastornos menstruales y dolor pélvico

Sección 9. Alteraciones de la piel

Capítulo 52 Estudio del paciente con trastornos cutáneos

Capítulo 53 Eccema, psoriasis, infecciones cutáneas, acné y otros trastornos cutáneos frecuentes

Capítulo 54 Manifestaciones cutáneas de enfermedades internas

Capítulo 55 Enfermedades cutáneas de mecanismo inmunitario

Capítulo 56 Reacciones cutáneas a medicamentos

Capítulo 57 Fotosensibilidad y otras reacciones a la luz

Capítulo e10 Atlas de manifestaciones cutáneas de las enfermedades internas

Sección 10. Alteraciones hematológicas

Capítulo 58 Anemia y policitemia

Capítulo 59 Hemorragia y trombosis

Capítulo 60 Linfadenopatía y esplenomegalia

Capítulo 61 Trastornos de los granulocitos y monocitos

Capítulo e11 Atlas de hematología y análisis de frotis de sangre periférica

Parte 3. Genética y enfermedades

Capítulo 62 Principios de genética humana

Capítulo 63 Trastornos cromosómicos

Capítulo 64 La genética en la práctica clínica

Capítulo 65 Terapia génica en medicina clínica

Parte 4. Medicina de regeneración

Capítulo 66 Aspectos biológicos de los citoblastos

Capítulo 67 Aplicaciones de las propiedades biológicas de los citoblastos en la medicina clínica

Capítulo 68 Hemocitoblastos

Capítulo 69 Ingeniería hística

Parte 5. Nutrición

Capítulo 70 Necesidades de nutrientes y valoración de la alimentación

Capítulo 71 Deficiencias y excesos de vitaminas y oligoelementos

Capítulo 72 Malnutrición y evaluación nutricional

Capítulo 73 Nutrición enteral y parenteral con fines terapéuticos

Capítulo 74 Biología de la obesidad

Capítulo 75 Evaluación y tratamiento de la obesidad

Capítulo 76 Trastornos de la conducta alimentaria
Parte 6. Oncología y hematología

Sección 1. Enfermedades neoplásicas

Capítulo 77 Estudio del paciente con cáncer

Capítulo 78 Prevención y detección del cáncer

Capítulo 79 Aspectos genéticos del cáncer

Capítulo 80 Biología de la célula cancerosa y angiogénesis

Capítulo 81 Principios del tratamiento del cáncer

Capítulo 82 Infecciones en los pacientes con cáncer

Capítulo 83 Cáncer de piel

Capítulo 84 Cáncer de cabeza y cuello

Capítulo 85 Neoplasias de pulmón

Capítulo 86 Cáncer de mama

Capítulo 87 Cáncer del aparato digestivo

Capítulo 88 Tumores de hígado y vías biliares

Capítulo 89 Cáncer de páncreas

Capítulo 90 Carcinomas de vejiga y de células renales

Capítulo 91 Enfermedades benignas y malignas de la próstata

Capítulo 92 Cáncer testicular

Capítulo 93 Neoplasias ginecológicas malignas

Capítulo 94 Sarcomas de los tejidos blandos y el hueso

Capítulo 95 Carcinoma de origen primario desconocido

Capítulo 96 Síndromes paraneoplásicos: endocrinológicos y hematológicos

Capítulo 97 Síndromes neurológicos paraneoplásicos

Capítulo e12 Timoma

Capítulo e13 Consecuencias tardías del cáncer y su tratamiento

etc etc etc

OJO ....Apurate que lo gratuito no es eterno .....

sábado, 24 de septiembre de 2011



Una Hernia Externa de la pared abdominal la podemos definir como la protrusión del tejido intra – abdominal, es decir de toda una víscera hueca, de una parte de la misma ó del Epiplón Mayor a través de un orificio pre – formado (embrionariamente) o pre – existente, o como consecuencia de una debilidad de la pared abdominal, pero siempre precedido de un saco denominado “Saco Herniario”.

Esta diferencia es fundamental cuando hablamos de una “Eventración” o “Hernia Incisional” que protruye y puede o no tener saco, en este caso llamado “Saco de Eventración”, como consecuencia de una previa intervención quirúrgica.

¿Qué es el Saco Herniario?

En realidad es el Peritoneo que va empujando a todas las estructuras superficiales de la pared abdominal.

¿Cuáles son las partes del Saco herniario?

Sus partes son:

1. Fondo

2. Cuerpo

3. Cuello

4. Anillo

5. Boca


Las podemos considerar en:

1. Partes Blandas que rodean a la hernia.

1.1. Partes Blandas: Piel, Tejido Celular Subcutáneo.

2. La Hernia propiamente dicha:

Anillo Herniario: Se encuentra formado por los bordes músculos aponeuróticos de la pared abdominal por donde emerge el saco herniario.

Continente: Llamado también Saco Herniario.

Contenido: Son las vísceras contenidas en el Saco Herniario.


Toda hernia presenta un cuello o anillo herniario el cual frecuentemente es bastante estrecho y a través del cual emergen las vísceras desde el interior del abdomen. Esto produce un trastorno potencialmente peligroso, debido a que las vísceras que hacen procidencia en el interior de las hernias pueden obstruirse o estrangularse.

La entrada y salida de las vísceras intra – abdominales al interior del Saco Herniario es lo que se conoce con el nombre de “Fenómeno Herniario”.


Podemos clasificar a las hernias en:


Hernia Reductible

Hernia Irreductible

Hernia Estrangulada


Son aquellas hernias que se caracterizan por la entrada y salida de las vísceras abdominales de la cavidad abdominal al saco herniario cuando se realiza un pequeño esfuerzo físico, y el reingreso de las mismas al termino del esfuerzo físico o cuando se realiza una pequeña presión manual. En realidad este tipo de hernia transcurre en el tiempo y no causa ningún problema excepto la deformidad física. Quedando siempre la posibilidad de complicarse en algún momento.

Este tipo de hernia la podemos sub – clasificar en:

1. Hernia Cohercible: son aquellas hernias reductibles que se caracterizan porque el contenido del saco ingresa del saco herniario a la cavidad abdominal y permanece allí, hasta que se realice un nuevo esfuerzo físico.

2. Hernia Incohercible: son aquellas hernias reductibles que se caracterizan porque el contenido del saco ingresa a la cavidad abdominal, pero inmediatamente regresa al saco herniario. En este caso permanece en la cavidad abdominal unos segundos y sin realizar esfuerzo físico nuevamente vuelve al saco herniario.


Son aquellas hernias que no presentan fenómeno herniario y que se encuentran atrapadas por el cuello estrecho y no pueden reingresar a la cavidad abdominal.

El termino de “incarcelación” no implica obstrucción, inflamación ó isquemia de los órganos comprometidos. Las maniobras que se realizan para reducir una hernia incarcelada se denominan “taxia”.

Cuando la irreductibilidad motiva en el paciente una “oclusión Intestinal” nos encontramos frente a un cuadro de “hernia atascada”. Cuando este cuadro se presenta en forma aguda, la taxia debe ser realizada inmediatamente y jamás 12 horas después de iniciado los síntomas.

Taxia: consiste en colocar al paciente en una camilla en posición decúbito dorsal, ligero tredelenburg. Con la palma de la mano en forma suave, circular y sostenida se trata de introducir el contenido de la hernia. Esto se comprueba por el gorgoteo que origina el asa intestinal al ingresar a la cavidad abdominal y desaparecer la tumoración herniaria. Debemos observar al paciente durante 6 horas posterior a la reducción herniaria con la finalidad de detectar signos y síntomas que indiquen reacción peritoneal.

Si ni se consigue reducir la hernia inguinal con las maniobras de taxia, administramos por vía intramuscular diazepan 10 mg. con atropina 0.25 mg. Observamos por 15 – 20 minutos y solicitamos paralelamente análisis (hemograma, hemoglobina, grupo sanguíneo, radiografía de pulmones y electrocardiograma) por si fuera necesaria la intervención quirúrgica de urgencia. Si la hernia se reduce y los exámenes auxiliares son normales observamos al paciente por 6 horas. Si la hernia no se reduce y los exámenes auxiliares son anormales y/o en la radiografía observamos niveles hidroaéreos debemos intervenir quirúrgicamente en forma urgente.


Son aquellas hernias que no presentan fenómeno herniario y cuyo contenido del saco se encuentra con signos de isquemia o necrosis por estar comprometida la circulación sanguínea de los órganos abdominales atrapados por el cuello estrecho. Esta es la razón principal para operar una hernia ya que las complicaciones de presentarse una estrangulación puede comprometer la vida del paciente.


Podemos clasificar a las hernias en:

Clasificación según el

Momento de su aparición

1.- Hernia Simple

2.- Hernia Complicada

HERNIA SIMPLE: Son aquellas hernias que transcurren en el tiempo y evolucionan con una sintomatología simple, discreta y que al paciente no le ocasiona mayor severidad, ni gravedad. Sus estructuras se mantienen indemnes, sin ninguna alteración ni compromiso de los órganos herniados, puede mantenerse así durante mucho tiempo y por lo tanto su tratamiento será quirúrgico electivo.

HERNIA COMPLICADA: Son aquellas hernias que presentan una complicación en sus estructuras tanto en el continente como en su contenido especialmente. Comprometen el estado general del paciente, y presentan además un cuadro agregado que puede ser muy severo y grave como por ejemplo Obstrucción Intestinal, Peritonitis, etc. Este tipo de hernia requiere intervención quirúrgica de urgencia.

En los casos de HERNIA ESTRANGULADA existe compromiso del riego sanguíneo que produce necrosis de su contenido, el cual generalmente es intestinal. Estas hernias son de saco grande y anillo pequeño.
El riego de estrangulación de una hernia crural es de 40 % en comparación con la hernia inguinal directa de solo 3 %.

La instalación de esta complicación puede ser de forma AGUDA cuando existe torsión del contenido del saco con oclusión total de la circulación arterial y venosa; ó de forma SUBAGUDA cuando hay compresión de las venas mesentéricas con oclusión del flujo venoso y linfático. Se presenta edema mesentérico gradual hasta comprometer la circulación arterial (isquemia) que puede llegar a un infarto intestinal. La mortalidad operatoria es del 10 %.

Diagnóstico Clínico: aumento brusco de la tumoración herniaria, acompañado de dolor que aumenta con la palpación y enrojecimiento de la piel. Se acompaña de obstrucción intestinal – sepsis. El tratamiento quirúrgico es de urgencia.

Podemos clasificar a las hernias en:

Clasificación según el compartimiento

1.- Hernia Externa
2.- Hernia Interna

Son aquellas hernias que hacen prominencia hacia el exterior y son visibles por el paciente. Se localizan preferentemente en la pared abdominal anterior y lumbar.

Son aquellas hernias que comunican un compartimiento con otro, por ejemplo de la cavidad abdominal a la cavidad torácica a través del músculo diafragma ó que se forman dentro de la cavidad abdominal a través de un orificio, por ejemplo un ojal a través del omento mayor.


Podemos clasificar a las hernias en:

Clasificación de acuerdo a su etiología.

1.- Hernia Congénita
2.- Hernia Adquirida
3.- Hernia Recidivada
4.- Hernia Traumática


Son aquellas hernias que se presentan con el nacimiento de la persona, se asientan en un lugar que embriológicamente existió y que debió desaparecer en el nacimiento.

Ejemplo: la hernia umbilical del recién nacido, la hernia inguinal indirecta.

En el caso de la hernia inguinal indirecta se produce por persistencia del conducto peritoneo vaginal en el hombre y persistencia del conducto de Nuck en la mujer.

Hay hernias que aparecen mucho tiempo después del nacimiento, incluso ya en la edad adulta y el ejemplo típico es la hernia inguinal indirecta ó congénita.

Son las que aparecen después del nacimiento y en cuya formación intervienen factores que favorecen la claudicación de la pared abdominal en sus puntos débiles. El ejemplo típico es la hernia umbilical del adulto y la hernia inguinal directa del anciano.

Son aquellas hernias que aparecen después de haber sido intervenidas quirúrgicamente, el tiempo de aparición generalmente puede ser temprano (inmediato – mediato) ó tardío.

Son aquellas hernias que se presentan posterior a un traumatismo o quizás cuando se ha realizado un gran esfuerzo físico.


Como su nombre lo indica solo podríamos clasificar estas hernias tras la abertura del saco evidentemente, pero es importante conocerlas a pesar de que hoy en día con el uso de material protésico muchas técnicas quirúrgicas no abren el saco.







Es aquel tipo de hernia generalmente de gran tamaño que se caracteriza por que el contenido del saco esta unido de tal manera a las vísceras (intestino grueso, vejiga, ovarios, trompas etc.) que hace casi imposible su disección. Se pueden presentar complicaciones como fístulas intestinales y recidivas de las mismas.

Son mas frecuentes en varones, aumentando su frecuencia con la edad, obesidad y el tiempo de enfermedad. Es muy raro que en este tipo de hernias se presente estrangulación y esto se explica por el amplio anillo que poseen. Son frecuentes en las hernias inguinales indirectas.


- Extrasacular: cuando la víscera deslizada no forma parte del saco herniario. Ejemplo: Vejiga.

- Parasacular: cuando la víscera deslizada se convierte en parte del saco herniario. Ejemplo Colon descendente, Sigmoides.


Descrita en 1,785 por el cirujano alemán August Gottlieb Ritcher (1714 – 1812). Denominada también “por pellizcamiento” o “pinzamiento”. Es un tipo de hernia que compromete solo una parte del borde antimesentérico de la pared intestinal (Intestino Grueso o Delgado) ó del Epiplón Mayor atrapada por el cuello herniario. Generalmente este tipo de hernias se presentan en las personas de la tercera edad, sobretodo en las de sexo femenino, localizándose la mayor parte de las veces en la zona Crural o Femoral. También se describen en casos de personas obesas en la zona inguinal produciendo problemas de Obstrucción Intestinal.. Es un tipo de hernia bastante raro pero cuando se presenta puede hacer fácilmente necrosis del asa comprometida, vaciar su contenido dentro del saco y semejar una colección en dicha zona.

Se presenta con mayor frecuencia en la Hernia Crural que en la Hernia Inguinal en la relación de 15 / 1. El Diagnóstico lo podemos hacer durante el acto operatorio, pero también utilizando Ecografía, TAC y RMN.


Descrita en 1,700 por el cirujano francés Alexis Littre (1,685 – 1,726). Es un tipo especial de hernia, en el cual su contenido es el divertículo de Meckel. Frecuentemente se encuentra en las hernias umbilicales (30%), pero no es exclusividad de estas, ya que se encuentran descritas además en las hernias inguinales (25%), en las hernias crurales (20%) y en otras hernias. Son mas frecuentes en varones que en mujeres.

El Diagnóstico se realiza durante el acto operatorio o utilizando Ecografía, TAC y RMN.


Es aquella hernia que tiene por contenido un asa intestinal, parte de esa asa intestinal sale del saco herniario e ingresa a la cavidad abdominal, parte de esa asa vuelve a ingresar al saco herniario y otro segmento sale nuevamente a la cavidad abdominal. Es decir el asa afectada hace una especie de “M” ó “W”.


Son aquellas grandes hernias referidas a su saco y contenido, que han permanecido muchos años fuera de la cavidad abdominal. En el momento de su intervención quirúrgica resulta muy difícil que el contenido reingrese a la cavidad abdominal. Acarreando problemas respiratorio agudo en el post operatorio inmediato por la gran presión intra abdominal producida. Sobre su tratamiento y el neumoperitoneo previo hablaremos más adelante.


Las hernias de la pared abdominal anterior, son las entidades quirúrgicas mas frecuentes en nuestro medio, siendo del orden del 10 - 15 % en relación a otras patologías quirúrgicas según diferentes estadísticas.

Ocupa casi un primer lugar en diferentes centros quirúrgicos cuando se trata de intervenciones quirúrgicas electivas, y si las intervenciones son de urgencia o emergencia ocupan un segundo lugar después de las Apendicitis Aguda y sus complicaciones.


Para que exista la presentación de una hernia hemos considerado la presentación de factores predisponentes y factores desencadenantes.


7.1.1 HERENCIA: Interviene por factores genéticos o tendencia familiar al tener defecto congénito del orifico pre formado ó de la pared abdominal. Múltiples estudios nos indican que existen antecedentes familiares en los casos de hernias inguinales indirectas.

7.1.2 SEXO: El hombre esta mas predispuesto a la aparición de las hernias inguinales, mientras que la mujer esta mas predispuesta a la presentación de las hernias umbilicales y crurales.

7.1.3 EDAD: Los niños son mas predispuestos a la aparición de las hernia inguinal indirecta, por el contrario en las personas de edad avanzada la predisposición es a la presentación de hernia inguinal directa.

7.1.4 OBESIDAD: Este es uno de los factores que adquieren mayor importancia como factor predisponente en la formación de las hernias por la infiltración grasa en las fibras músculo – aponeuróticas y por infiltración grasa en los órganos, mesos y epiplón, aumentando así la presión intra abdominal.

7.1.5 EMBARAZO: Actúa por distensión de las fibras músculo aponeuróticas y por lo tanto con perdida de la elasticidad y resistencia de la pared abdominal.

7.1.6 DEFICIENCIA MÚSCULO APONEUROTICA: Cuando estas deficiencias de calidad, distribución e inserción se establecen en las zonas que anatómicamente son de menor resistencia como el conducto inguinal o la zona umbilical.


Sabemos que existen factores que actúan tanto en forma predisponente como desencadenante en algunas oportunidades simultáneamente y en otras en forma sucesiva.

7.2.1 OBESIDAD: Por infiltración grasa intra – abdominal aumentando la presión de la misma, y por ende fuerza la salida de “pelotones” adiposos, con arrastre de peritoneo parietal, a través de soluciones de continuidad de tejidos predispuestos.

7.2.2 EMBARAZO: El desarrollo del feto y el crecimiento del útero determinan definitivamente un aumento de la presión intra abdominal.

7.2.3 OTROS FACTORES DESENCADENANTES: Por situaciones o afecciones que puedan favorecer el desarrollo de hernias, actuando como factores desencadenantes.

Ejemplos de estas afecciones son:

Enfermedades Respiratorias: tosedores crónicos, tuberculosos, asmáticos, enfisematosos, etc.

Enfermedades Urológicas: hipertrofia prostática, prostatitis: enfermedades con retención urinaria en las cuales para poder miccionar tiene que pujar constantemente; de igual manera sucede con las estrecheces uretrales, también se describen en las fimosis, etc.

Enfermedades Digestivas: como en los casos de obstrucción intestinal, vísceromegalia crónica en general (Hígado, Bazo, etc), ascitis, estreñidos crónicos, etc.


Los signos y síntomas dependen del estado en que se encuentren las hernias, es decir en estado simple o complicado. En los casos de estado simple las hernias tienen síntomas muy discretos pero muy precisos e inconfundibles.

Existen tres datos muy precisos e infalibles en la sintomatología de las hernias que hacen que el diagnóstico de las mismas sea muy simple. Son los siguientes:

a) PRESENCIA DE TUMORACIÓN ó MASA: los pacientes generalmente le dan un nombre muy sui generis llamándolo “bulto”.

b) LOCALIZACIÓN EN LA ZONA DE ANILLOS U ORIFICIOS: son los orificios pre formados embrionariamente.

c) MODIFICACIÓN DE LA TUMORACION CON LOS GRANDES ESFUERZOS: sobretodo al inicio de la presentación de las hernias, ya que en las hernias de larga data, puede no haber ya esta modificación de la tumoración al realizar grandes esfuerzos. Esto, debido a la presencia de adherencias entre los componentes de la hernia (saco y contenido).

Estos tres factores son precisos, infalibles y capaces de diagnosticar por si solo la existencia de una hernia. Concomitantemente puede haber dolor abdominal que se caracteriza por ser difuso e impreciso, ó también se puede presentar dolor local en el sitio de la tumoración que se manifiesta con la aparición de la hernia, pero que cesa al reducirse la hernia o estar el paciente en reposo.

SIGNOS FISICOS: El examen físico del paciente con hernia debe realizarse en las posiciones de pie y de decúbito en una camilla de examen clínico. Los signos que vamos a encontrar son:

Tumoración localizada en la zona de anillos ú orificios que se modifican con el esfuerzo físico. (Aparece con el esfuerzo y desaparece con el reposo ó taxia.)

Debe realizarse la maniobra de Valsalva.

Todas las maniobras manuales deben ser realizadas en forma suave y adecuada tratando de evitar alterar las estructuras de la hernia. Según el contenido del saco podemos encontrar una tumoración blanda, dura, firme o fluctuante. Toda maniobra ó taxia que realicemos en el paciente con hernia deben hacerse con suma delicadeza, sobretodo en las hernias reductibles, evitando en lo máximo posible forzar la reducción si nos encontramos con alguna dificultad en algún momento.

En el caso de una hernia inguinal es importante examinar el anillo inguinal superficial para lo cual debemos con el dedo índice coger piel del escroto, introducir el dedo siguiendo el trayecto del cordón espermático en la zona externa del pubis hasta alcanzar el anillo. Palpar sus características: diámetro, si hay dolor, etc.

Para diferenciar una hernia inguinal directa de una indirecta hay que realizar la maniobra de Landivar que consiste en: reducida la hernia, presionar con el dedo índice la zona donde se encuentra el anillo inguinal profundo y se hace pujar o toser al paciente. Si aparece la hernia esta corresponde a una hernia inguinal directa. Si no aparece la hernia es una hernia inguinal indirecta.

También podemos percutir la tumoración en forma suave, obteniendo un timpanismo o una matidez según sea el contenido del saco, que puede ser una víscera hueca con contenido gaseoso ó liquido, o el epiplón mayor. Podemos auscultar la tumoración buscando la presencia de ruidos hidroaéreos si el contenido fuera un asa intestinal.

A todo paciente que presente un aumento de volumen en la región inguinal debemos realizar un examen semiológico siguiendo los parámetros que a continuación describimos:

1.- Inspección: visualizando las características de la tumoración: tamaño, forma, reductibilidad espontánea, aumento con esfuerzo provocado, su localización etc.

2.- Palpación: si existe reductibilidad, si existe dolor, su consistencia, su superficie etc.

3.- Percusión: diferenciar si existe timpanismo o matidez.

4.- Auscultación: con la finalidad de diferenciar si existe o no ruidos hidroaéreos.

5.- Transiluminación: se coloca una linterna de examen clínico por detrás de las bolsas escrotales con la finalidad de diferenciar la presencia de hidrocele si es translucido, u opaco y que nos diferenciaría la presencia de líquido de un asa intestinal o epiplón.

CMP 11161 - RNE 4368
CONSULTAS: Lun a Sab de 5 a 8 pm
Av. Saenz Peña Nº 354 - B2 CALLAO (PERÚ)
TELEFONO: 4540308


La Hernia inguinal es una de las patologías quirúrgicas que mas polémica  ha suscitado en el tiempo en cuanto a su tratamiento a pesar de ser la zona inguinal una región tan pequeña en nuestro organismo. Por esta misma razón es que  existe gran variedad de técnicas en cuanto a su tratamiento. Cuando creemos que ya la hemos resuelto definitivamente este problema con una técnica quirúrgica sui generis, aparece otra técnica que supera a la que ya hemos aprendido” 


o La más antigua referencia sobre tratamiento de Hernias aparece en el “Papiro de Ebers” (1500 AC) descubierto en 1873 ; en el se describe el tratamiento de la hernia inguinal que consistía en única y exclusivamente colocar vendajes en la zona herniaria.

o Durante la era de Hipócrates (500 AC) en su libro “Corpus Hippocraticum” hay muy escasa referencia sobre hernias y menos aún sobre su tratamiento. Pero ya se señalaba en aquella época que las hernias de la ingle son mas frecuentes que las hernias umbilicales.

o Celso de Medicinae (25 DC) describe una operación de hernia inguinal en la que tras incidir el escroto por debajo del pubis se practicaba la “Quelotomía” ó extirpación del saco, dejando intacto el cordón espermático y testículo.

o   Galeno (130 dc) tubo muy poca inclinación por la cirugía por lo que en su obra no aparece comentarios sobre el tratamiento de las hernias. Pero introdujo el concepto de ruptura del peritoneo para explicar su etiopatogenia.
o Paulus de Aegina (S VII DC) médico post galénico dicto normas para el tratamiento de las hernias con extirpación del testículo y que fueron seguidas hasta mediados del Renacimiento. Esta descripción se encuentra en su obra “Epitome”.

o Güy de Chauliac (1363 DC) perteneciente a la hermandad de cirujanos barberos de Montpelliere en su famosa obra “Chirurgia Magna” describe seis tipos de cirugía para hernias; entre las que mas destacan son la cauterización química con arsénico, la castración, y el llamado “cauterium potenciale” en donde pasa una hebra de oro alrededor del cordón para impedir el descenso de la hernia conservando la vascularización del testículo. Esta técnica fue muy utilizada por Ambrosio Paré en 1412.

o En la época del Renacimiento (1453 – 1600) destacó en el campo de la cirugía Ambrosio Paré pero su contribución al tratamiento de las hernias fue casi nulo, aunque describió la hernia diafragmática.

o Durante el periodo Barroco (1,600 – 1740) Percibal Pott describe la hernia congénita y su incarcelación. A pesar de estos avances Camper y Pott continuaron aceptando el uso de bragueros.

o En la época de la Ilustración (1740 – 1800) el profesor de anatomía Gimbernat de la Escuela de Cádiz y de Barcelona en su famosa obra “La Hernia Crural” describe todos los descubrimientos sobre hernias. También exploraron en esa época la región inguinocrural Ritcher y Scarpa quien describió la hernia por deslizamiento.

o En al época del Romanticismo (1800 – 1848) destaca el famoso Astley P. Cooper quien describe a la Fascia Transversalis como la principal barrera para evitar la hernia inguinal indirecta. Describe además el ligamento que lleva su nombre y que la hernia directa aparece por el Triángulo de Hesselbach descrito en 1814. Cabe destacar en esta época a Morton quien describe el Tendón Conjunto en 1841.

o   En la época del Positivismo (1848 – 1914) destaca la figura de Eduardo Bassini quien describe la corrección quirúrgica basada en el fortalecimiento del plano posterior del canal inguinal, llevando el arco del transverso al arco de Poupart, restaurando la oblicuidad del canal inguinal al suturar por encima del cordón espermático la aponeurosis del oblicuo mayor. Estaba contra el uso del braguero post operatorio y a favor de la deambulación temprana.

o William Halsted (1852 – 1922) describe la reparación retrofunicular y las incisiones de descarga.

o Alexander Hugh Ferguson (1853 – 1912) describe la reparación prefunicular (Halsted II)

o George Paul la Roque (1876 – 1934) profesor y jefe del departamento de Clínica Quirúrgica en el Medical College of Virginia. Describe y aconseja el acceso trans – abdominal ya que ofrecía la garantía absoluta de lograr la ligadura alta al eliminar el saco herniario desde el interior del abdomen. En la actualidad su procedimiento es aplicable a las grandes hernias por deslizamiento y también a aquellas estranguladas y / o incarceladas.

o George Lenthal Cheatle (1865 – 1951) describe el acceso preperitoneal para la Hernioplastía inguinal a través de la línea media. Posteriormente dicho acceso fue cambiado a una incisión Pfannestiel.

o En la era actual destaca Earle Shouldice (1890 – 1965) describe la técnica quirúrgica que lleva su nombre, también llamada “técnica canadiense” la cual fue desarrollada en Toronto.

o Chester Bidwell Mcvay (1911 – 1987) y su asociado Barry Anson describen el uso del ligamento íleo pectíneo o de Cooper en el tratamiento quirúrgico de las hernias inguinales. La primera descripción de utilizar el ligamento de Cooper en vez del Poupart se atribuye a Georg Lotheissen (1868 – 1935) de Viena quien en 1898 hizo la sugerencia a Albert Narath (1864 – 1935) de Utrecht pero esto paso inadvertido hasta que Mcvay la puso en boga.

o Usher en 1954 publica sus buenos resultados en la reparación de hernias al utilizar malla de polipropileno.

o Irving L. Litchtenstein miembro del American College of Surgeons introduce el concepto de cirugía ambulatoria para las hernias como consecuencia de sus investigaciones publicadas en 1986 en “Hernioplastía libre de Tensión” utilizando malla de polipropileno y fijándola en la cara anterior del oblicuo menor y el ligamento inguinal, dejando pasar el cordón a través de una incisión en la malla. Otra contribución de este autor es el uso del tapón de material protésico para obturar el orificio herniario.

o Con el auge de la Cirugía Laparoscópica se ha ampliado este campo a la reparación quirúrgica de las hernias. Es así que Ger en 1982 reporta el cierre del orificio inguinal interno utilizando únicamente clips, en el año 1989 Bogjavalenski propone ocluir el saco herniario indirecto con una malla de polipropileno, en 1992 Schoultz y Arregui propusieron después de abrir longitudinalmente el peritoneo y liberar el saco, disecar ampliamente los colgajos peritoneales y colocar una malla de polipropileno grande la que se sujetaba con grapas, cubriendo de esta manera los orificios interno, directo y femoral. Se sutura el peritoneo y de esta manera se aísla la malla de la cavidad peritoneal.

o El tratamiento de las hernias especialmente inguinales, se ha modificado a través del tiempo según lo que les he expuesto y siendo este tipo de patología una de las mas frecuentes en Cirugía General todo cirujano debe dominar las técnicas clásicas y aplicarlas en la reparación de una hernia, con un conocimiento perfecto de la anatomía quirúrgica de la zona inguinal, utilizando la nueva tecnología, los mejores materiales de sutura y materiales protésicos adecuados. Todo esto le permitirá abordaje mínimo, reparación sin tensión, evitando de esta manera las recidivas y complicaciones.

CMP 11161 - RNE 4368
Mg Maestria e Investigacion Universitaria.
Av. Saenz Peña Nº 354 - B2
Telefono 4540308
Atencio: Lun a Sab 5pm - 8 pm